A.A.S. BLAU MARÍ EN LA ISLA DE LA JUVENTUD

Volver a la Isla de la Juventud, la famosa Isla del Tesoro de Stevenson, Isla de Pinos en el pasado, ha vuelto a ser una experiencia llena de pasion y buenos recuerdos. Cuba, asi lo entiendo, cautiva al visitante que pisa sus tierras en multitud de aspectos que dejan su mente colapsada de registros dificiles de olvidar.


En Cuba todo parece detenido en el tiempo y nada, en ese mismo tiempo, tiene que ver con la realidad del momento. Todo permanece identico a lo que fue, no pasan los años y a pesar de ello, existe una obstinacion majestuosa de que las cosas han permanecido sin renovarse. En efecto, el paso de los años ha provocado el envejecimiento de las calles, de las paredes, de los muros, de los techos, de los arboles, cual si todo formase parte de un unico conjunto que pudiera compararse a un gran museo gigante: la isla mas bella del Caribe.


Cuba enamora y hace perder la cabeza cuando se respira por primera vez su aire fresco y limpio. Cuba es una isla con un aroma especial, que tiene que ver en gran parte con la hierbabuena y el azucar de sus verdes cañaverales.
De esos registros dificiles de olvidar, como no podia ser de otra manera, son los vividos en las inmersiones realizadas en Punta Frances los mas destacados y coloridos del viaje. Los dias 13 y 14 de octubre del año 2005 pude bucear y saborear los fondos marinos de dicha zona con aguas transparentes, calidas, de innumerables azules, aguas provocativas y llenas de vida. No obstante, el inminente paso del huracan "Wilma" por el Mar Caribe en esas fechas y la declaracion de estado de alerta por las autoridades cubanas pusieron fin a esos inolvidables dias de buceo.

Acompañado del prestigioso fotosub cubano Dionis Rodriguez y del sorprendente divemaster Ramon Rodriguez para asi complementar las enseñanzas recibidas en A.A.S.Blau Mari de mano de muchos buceadores veteranos y en especial de Guillen Perez. De hecho, no perdi el tiempo y pude realizar algunas inmersiones de ensueño, dos por dia y hasta tres, en diferentes puntos señalizados de los 56 existentes en la actualidad.


Profundidades medias de 15-30 metros e inmersiones profundas hasta mas de 40 metros sin llegar a entrar en descompresion con tiempos de 50 min. de media y con botellas de 12 l. de aluminio. Las inmersiones de la mañana fueron las mas profundas, en zonas de buceo pertenecientes a la misma pared de la barrera coralina que alli mismo rompe y corta por lo sano, pudiendose observar como la luz se pierde en el abismo: un regalo para los ojos de cualquier buceador.
Por la tarde, despues de comer un poco de comida en un amarre situado a unos metros de la misma playa virgen y de arenas blancas que da nombre a la zona de buceo de Punta Frances, nos quedaban las inmersiones mas relajantes y de menor profundidad, sin llegar a rebasar los 15-20 metros en lugares menos cercanos al cortante de la pared, pero igualmente majestuosos por la diversidad de corales, esponjas, gorgonias y fauna que pude contemplar. Morenas, langostas, barracudas, sabalos, peces angel, mariposa, perro, globo, lagarto, negritos, rabirrubias, etc,... Infinidad de especies, incluso alguna manta y rayas de diverso tamaño. Un deleite para los sentidos, en especial para la vista que pudo contemplar tal acuario natural con entusiasmo y embriagado de la relajacion mas absoluta.
Algun otro año, dentro de poco, volvere para repetir una experiencia difícil de olvidar. Gracias por todo a Dionis y a Ramon, dos cubanos de reconocido prestigio y de un profesionalismo unico.
Cuba de mi corazon, Cuba linda y preciosa... Hasta pronto !!!

BENJAMIN NARANJO LUNA
Divemaster PADI - A.A.S. Blau Mari